Weekly News

ImprimirRecomendar nota

Bellas Artes exhibe obra de Alberto Gironella ‘‘mutilada’’, denuncia Carmen Parra

Escrito por: Tomado de Internet

Ciudad de México. Mutilado. Así está el mural El entierro de Zapata y otros enterramientos, de Alberto Gironella (1929-1999), que se exhibe en la muestra Emiliano: Zapata después de Zapata, sostiene la pintora Carmen Parra.

Esa obra de arte objeto de unos 4 por 3 metros incluía una suerte de marco de madera que ‘‘era una especie de altar. Ya no lo pusieron” en esa exposición montada en el Museo del Palacio de Bellas Artes, explica Parra (Ciudad de México, 1944), quien fue esposa de Gironella, en entrevista con La Jornada.

Este diario buscó a Luis Vargas Santiago, curador de la exposición, pero hasta el cierre de edición no había dado su versión sobre el tema.

La obra El entierro de Zapata… fue encargada por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en 1973 y formó parte de una exposición de Alberto Gironella que el Palacio de Bellas Artes albergó en esas fechas.

Esa muestra fue centro de un escándalo. Mercedes Iturbe, ex directora del Museo del Palacio de Bellas Artes, refirió que de ‘‘tan polémica provocó la salida del entonces director de Artes Plásticas, Jorge Hernández Campos” (La Jornada, 2/8/03).

Carmen Parra considera ‘‘indispensable devolver el sentido original respetando la reflexión que el artista propuso con todos los elementos de collage que ya no están: los yugos que rodeaban la pintura y la predela (parte inferior de un retablo) de madera que le daba a la obra ese sentido de altar barroco. Hay que restaurar y recuperar una obra que es patrimonio del Inbal, del arte del siglo XX”.

El cuadro, relata Parra, en 1987 formó parte de la exposición Imagen de México, en Alemania. Ahí incluía el marco de madera y los otros elementos. 

Paralelismo y diálogo con cuadro de El Greco 

Carmen Parra refiere que ‘‘nunca me hablaron ni nada. No me comunicaron ni siquiera que iba a ser parte de la exposición” de este año. ‘‘Nos sorprende esa falta de investigación y profesionalismo al presentar a un artista que fue fundamental en la ruptura durante los procesos del siglo XX. Es como cortar en pedazos un cuadro: es una locura. Mutilar una obra está en contra de los derechos de autor. Le quitaron el marco que es como un altar. No sabían que hacer con él, no han sabido.”

Parra recuerda que como no sabían qué hacer con el objeto, ‘‘lo enviaron al Museo de Arte Moderno de Gómez Palacio, Durango, sede de la colección Gironella integrada por 19 obras. Ahí el cua-dro está permanentemente expuesto, trunco, por no tener el espacio adecuado”. El mural era del mismo tamaño que el cuadro de El Greco, El entierro del conde Orgaz, ‘‘una especie de paralelismo que hacía Gironella. Un diálogo”.

Alberto Gironella, entrevistado en 1975, aclaró que la obra ‘‘no es un enterramiento, sino una resurrección. Al situar a Zapata en el Palacio de Bellas Artes, que entre otras cosas es una tumba de mármol frío y símbolo negro de lo que fue el porfiriato, lo hice para demostrar, simbólicamente, que este gran hombre de nuestra revolución aún está vivo y que sus caminos aún son caminos”.

Parra lo describe como ‘‘un collage barroco, un altar a la muerte de Zapata. No haber expuesto la obra original es un atentado contra el artista, pues pierde el significado que el creador le había destina-do y violenta sus derechos de autor como artista”.

https://www.jornada.com.mx/ultimas/cultura/2019/12/03/bellas-artes-exhibe-obra-de-alberto-gironella-20182018mutilada20192019-denuncia-carmen-parra-9925.html



Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota