Weekly News

ImprimirRecomendar nota

'Flee' dibuja un rostro humano a la crisis de los refugiados afganos

Escrito por: Tomado de Internet

La premiada película Flee, que sigue el peligroso viaje de un refugiado gay afgano a Europa, consigue dibujar un rostro humano a la crisis sin revelar la identidad del protagonista, gracias a la animación.

El documental de Jonas Poher Rasmussen, que mezcla animación con imágenes filmadas, surgió de su amistad adolescente con Amin, principal personaje de la producción.

“Tenía curiosidad sobre su pasado desde que lo conocí cuando teníamos 15 años, y llegó a mi ciudad en Dinamarca”, explicó Rasmussen, de 40 años.

Flee conquistó al jurado del Festival de Cine de Sundance y fue elegida por Dinamarca para entrar en la pelea por una postulación para los premios Óscar.

Aunque Amin no estaba listo para hablar por miedo a arriesgar su estatus de asilo y ser victimizado, Rasmussen tuvo por primera vez la idea de retratar con animaciones las entrevistas sobre su viaje en 2013.

“Así podemos compartir su historia, y seguir conociendo a gente sin que sepan sus secretos más íntimos ni sus traumas”, agregó.

Los traumas abundan en Flee, que repasa la desaparición del padre de Amin en los años 80 bajo el régimen comunista y la decisión desesperada de su familia de abandonar Kabul cuando el Talibán avanzaba sobre la ciudad en 1996.

Imágenes de archivo utilizadas en la película evocan paralelos obvios con la vuelta al poder del Talibán en Afganistán este año.

 “De pronto, se volvió tristemente relevante”, señaló Rasmussen.

El director contó que Amin vio con desesperación cómo “una nueva generación de afganos fue empujada fuera de su país, y que estará en el mismo limbo que él, o probablemente peor”.

Sin embargo, la película se enfoca más en otra historia común en las noticias: los miles de refugiados que arriesgan sus vidas para huir de zonas de conflicto hacia Europa.

En una de las angustiantes secuencias, representadas por inquietantes bocetos minimalistas, las hermanas de Amin quedan atrapadas en un contenedor hermético en su intento por llegar a Escandinavia a bordo de un carguero en el mar Báltico.

Después, Amin procura realizar la misma travesía en una embarcación llena, pero es interceptado por la guardia costera de Estonia.

La animación de ese hecho “se sentía más honesto de alguna manera” que contratar actores para interpretar a oficiales de policía arrestando a los migrantes, agregó Rasmussen.

“En forma más surreal, es bueno sumergirse en sus emociones, mostrar sus miedos.”

Rasmussen se inspiró también en Vals con Bashir, película israelí postulada al Óscar que retrata con animaciones las entrevistas a veteranos de la invasión de Líbano en 1982.

Al mirar esta película, el director se dio cuenta de que era más fácil “asimilar las historias sin ver rostros humanos sufriendo”, algo a lo que el público está infelizmente muy expuesto por las constantes imágenes en las noticias.

“El hecho de tener esta alternativa de animación me hizo no bloquearlo como de manera normal lo haría”, comentó.

La técnica de la animación, además, lleva a otro aspecto inesperado de la película: el humor.

“También te puedes reír junto a él y de él”, precisó Rasmussen. “Espero que esto muestre la experiencia de la historia de un refugiado”.

Recuerdos de infancia

Rasmussen recordó cuando un niño de su misma edad llegó solo a su pequeña ciudad danesa “y se quedó con una familia a la vuelta de la esquina de donde yo vivía. Nos veíamos en la parada del autobús todas las mañanas para ir a la escuela secundaria y nos hicimos muy buenos amigos. Incluso entonces tenía curiosidad por saber cómo y por qué había llegado a la aldea, pero no quería hablar de eso”.

Pasó mucho tiempo para que su amigo estuviera preparado y le contara su historia a él o a cualquier otra persona. Hace unos 15 años, el realizador, que para ese entonces estaba en la radio, preguntó acerca de hacer un documental en audio de su vida. No estaba listo, pero hace ocho años, cuando Rasmussen estaba en un programa que reunía a realizadores de documentales con animadores, volvió a preguntar. Esta vez, su amigo finalmente se sentía listo para hablar.

“Lo que ves en la película, lo que escuchas; es la primera vez que él comparte la historia. Es realmente difícil para él hablar de eso”, sostuvo Rasmussen.

De forma anónima, bajo el nombre de Amin, relata al cineasta una odisea de cinco años que se extiende desde Afganistán hasta la Unión Soviética y Escandinavia. Es un documental que da forma vívida a la vida de Amin y a la angustiosa situación de los migrantes. Es una película sobre compartir un secreto, un pasado por el que protagonista no quiere ser definido (en la actualidad, es un académico exitoso con una relación amorosa con su prometido Jasper), pero que se siente obligado a compartir a regañadientes. Es un testimonio.

Flee buscará ser seleccionada para competir como mejor cinta animada, mejor documental y mejor película internacional.

Rasmussen originalmente se propuso hacer un corto de 20 minutos, pero lo que comenzó con vacilación como un pequeño proyecto de terapia se ha convertido en una sensación de arte mundial. Si bien la animación puede ser deslumbrantemente evocadora, para el realizador, es más significativo cómo te ayuda a escuchar, sin distracciones, la experiencia de Amin.

Está feliz de preservar su anonimato, incluso cuando está satisfecho con la película y cómo resuena para los demás. De esta manera puede seguir adelante con su vida, concluyó.

https://www.jornada.com.mx/notas/2021/12/06/cultura/flee-dibuja-un-rostro-humano-a-la-crisis-de-los-refugiados-afganos/


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota