Weekly News

ImprimirRecomendar nota

DMX exponía sus demonios internos con canciones descarnadas y contundentes

Escrito por: Tomado de Internet

Nueva York. DMX, rapero de voz ronca que produjo canciones como Ruff Ryders Anthem y Party Up (Up in Here), cuyo estilo solía incluir aullidos y ladridos además de su grito de guerra “What!”, falleció, informó su familia. Tenía 50 años.

Nominado al Grammy, murió después de sufrir un “paro cardiaco catastrófico”, según un comunicado del hospital de White Plains, Nueva York. Lo llevaron de urgencia el 2 de abril.

DMX, reconocido por sus canciones crudas y descarnadas, cuyo verdadero nombre era Earl Simmons, fue una de las grandes figuras del hip-hop de finales de los años 90 y principios de 2000. Luchó con la adicción a las drogas y problemas legales que repetidamente lo pusieron tras las rejas.

Su sello discográfico, Def Jam Recordings, lo llamó “un artista brillante y una inspiración para millones de personas en todo el mundo”.

“Su mensaje de triunfo sobre la lucha, su búsqueda de la verdad y la luz en la oscuridad, así como su gracia, nos acercó a nuestra propia humanidad”, dijo la empresa en un comunicado. “Nada menos que un gigante”, lo describió, agregó.

El agitado rapero, que reinó a finales de la década de los 90 y principios de 2000 con éxitos como X Gon’ Give It To Ya y Party Up, fue una de las estrellas más oscuras del hip-hop, que exponía sus demonios internos a las masas en himnos descarnados y contundentes que le valieron el reconocimiento comercial y de la crítica.

Criado en el suburbio neoyorquino de Yonkers, tuvo una infancia precaria y de abusos junto a su madre y sus hermanos. A los 14 años se enfrascó en una espiral de arrestos que persistiría a lo largo de su vida y cometía robos que lo llevaban regularmente a la cárcel.

Aunque su historial delictivo ocupó los titulares, fueron sus contundentes raps confesionales, pronunciados con sus singulares gruñidos profundos, los que dejaron una huella indeleble en el sonido del hip-hop. Debutó con éxito en 1998, cuando su primer álbum de estudio, It’s Dark and Hell is Hot, encabezó la lista de los 200 discos más vendidos de Billboard.

Continuó su carrera con cuatro álbumes que dominaron las listas de popularidad, incluidos …And Then There Was X, Flesh of My Flesh, Blood of My Blood, The Great Depression y Grand Champ. En total lanzó siete álbumes, recibió tres nominaciones al Grammy y fue nombrado artista favorito de rap/hip hop en los American Music Awards de 2000.

DMX irrumpió en la escena del rap casi al mismo tiempo que Jay-Z y Ja Rule, que dominaron el género. Todos eran parte de crews (colectivos) de rap; DMX era líder de los Ruff Ryders, que ayudó a lanzar las carreras de los ganadores del Grammy Eve y Swizz Beatz, además de relanzar a The Lox, quien previamente había firmado con Bad Boy Records. Ruff Ryders tuvo éxito en las listas de popularidad y la radio con sus discos compilatorios Ryde or Die.

También actor

Además de su carrera musical, DMX tuvo éxito como actor. Comenzó con la película Belly de 1998 y apareció en Romeo debe morir, de 2000 con Jet Li y Aaliyah. DMX y Aaliyah interpretaron Come Back in One Piece para la banda sonora de la película.

El rapero hizo poco después un video musical en homenaje a Aaliyah, Miss You, junto con otros amigos y colaboradores como Missy Elliott, Lil’ Kim y Queen Latifah, tras la muerte de Aaliyah en 2001 en un accidente aéreo a los 22 años.

También protagonizó Exit Wounds de 2001 con Steven Seagal y Cradle 2 the Grave de 2003 con Li.

Pero mientras dejó su marca como uno de los nombres más reconocibles del hip hop por sus habilidades para el rap y como actor, en lo personal vivió afectado por sus batallas legales y su adicción a las drogas, que comenzó en la pubertad, cuando fumó un cigarro de mariguana con cocaína.

DMX se declaró culpable en 2004 tras hacerse pasar por agente federal encubierto y chocar su camioneta contra una cerca de seguridad en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York. Fue arrestado en 2008 por cargos de drogas y crueldad animal tras una redada nocturna en su casa en Phoenix.

Un grupo de paramédicos ayudó a revivirlo después de que apareció inconsciente en el estacionamiento de un hotel en Nueva York en 2016.

Unos años después fue sentenciado a un año en prisión por fraude financiero. Los fiscales dijeron que había creado un ardid para ocultar millones de dólares en ingresos al fisco y pagó cerca de 2 millones de dólares en multas.

Tras quedar libre, DMX planeó una gira de 32 conciertos para celebrar el 20 aniversario de It’s Dark and Hell is Hot, pero canceló varias fechas para volver a rehabilitación en 2019. En una publicación de Instagram, su equipo dijo que se disculpaba por las fechas canceladas y agradecía a sus fans por su apoyo.

Fuera de los problemas legales, DMX emprendió iniciativas para apoyar a los menos afortunados. En Filadelfia habló durante una aparición sorpresa en un grupo de apoyo para personas sin hogar en 2017, y ayudó a una familia de Maine con compras para el regreso a clases.

El año pasado, DMX se enfrentó a Snoop Dogg en una batalla de rapeo Verzuz que atrajo a más de 500 mil espectadores.

La muerte de DMX sacudió también al mundo del baloncesto en Estados Unidos, donde existe un poderoso vínculo cultural entre las canchas y la cultura hip-hop. “Descansa en el Paraíso, leyenda”, publicó el astro LeBron James en su cuenta de Twitter, junto a una foto del rapero. Varias estrellas de la NBA se despidieron de DMX como si se tratara de alguien cercano.

https://www.jornada.com.mx/notas/2021/04/10/cultura/dmx-exponia-sus-demonios-internos-con-canciones-descarnadas-y-contundentes/


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota