Weekly News

ImprimirRecomendar nota

Canal 22 dedica emisión a El París de Modigliani, en Bellas Artes, en vísperas de su clausura, el domingo

Escrito por: Tomado de Internet

La exposición El París de Modigliani y sus contemporáneos se va del Museo del Palacio de Bellas Artes. Este domingo es el último día para visitarla. En vísperas de su clausura, el Canal 22 transmitió el jueves pasado un programa especial para despedir la muestra de 164 obras de 40 artistas, entre ellos, Chaim Soutine, Maurice Utrillo, Moïse Kisling, André Derain y Suzanne Valadon, además de los mexicanos Diego Rivera, Ángel Zárraga y Benjamín Coria, y el guatemalteco Carlos Mérida, quienes conocieron y convivieron con Amedeo Modigliani (1884-1920) en la ciudad francesa.

El programa se retransmitirá hoy a las 17:30 horas.

En la emisión, conducida por Laura Barrera, el curador de la exhibición, Marc Restellini, y Jaime Moreno Villarreal, creador del concepto curatorial de la sección mexicana, despejaron mitos y dudas acerca el pintor y escultor nacido en Livorno, Italia. Restellini, uno de los máximos conocedores de la obra de Modigliani, se refirió a la leyenda de artista romántico que se le fraguó en vida, caracterizada por la pobreza, la enfermedad, las drogas y el alcohol.

Para Restellini, la etiqueta de “seductor”, en el sentido de mujeriego, no cuadra, porque éste es “un macho, que no respeta a las mujeres, y las que Amedeo tuvo de pareja no son el prototipo de lo que le gusta a un hombre con esas características. Se trata de Anna Ajmátova, una de las grandes poetas rusas; Beatrice Hastings, poeta feminista, y Jeanne Hébuterne, pintora y modelo”.

Sobre la idea de que era alcohólico y que falleció en la pobreza, apuntó: “No murió en la miseria, hacía exposiciones y vendía sus pinturas; tampoco murió por el alcohol, sino por tuberculosis que había contraído 20 años antes”. Más que el éxito comercial le interesaba ser fiel a sí mismo, acotó Moreno Villarreal.

Restellini se refirió a lo que se considera la obra maestra de Modigliani: Niña de azul (1918), “excepcional” por distintas razones. Primero, porque representa al personaje de pie, de cuerpo completo; luego, es un cuadro grande en relación a los formatos comunes del artista. La característica esencial, sin embargo, “está en la mirada de la niña, ya que tiene los ojos abiertos. Si los personajes de Modigliani carecen de ojos es porque sus retratos se relacionen con la tradición africana en la que el individuo adulto no los tiene porque porta una máscara. En cambio, la niña sí, porque aun no ha sido manchada por el mundo de los adultos”.

Cuando uno se sumerge en la pintura de Modigliani, retomó Moreno Villarreal, “empieza a apreciar un factor espiritual en el sujeto retratado. Trata de ingresar en el ser interior, aunque no necesariamente a través de la imitación exterior. Por eso en muchos de sus retratos hay un solo formato, tanto de la pose como del delineado de los rostros”.

Moreno Villarreal también hizo hincapié en la presencia de 19 obras de Chaim Soutine, pintor poco visto en México. El retrato de Soutine, hecho por Modigliani está lleno de simbolismos. La posición de los dedos de su mano izquierda en el cuadro hace referencia al Antiguo Testamento y la Torá. Son las personas que tienen la erudición y llevan el conocimiento a otros, detalló Restellini.

https://www.jornada.com.mx/notas/2021/04/17/cultura/canal-22-dedica-emision-a-el-paris-de-modigliani-en-bellas-artes-en-visperas-de-su-clausura-el-domingo/


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota