Weekly News

ImprimirRecomendar nota

CAMPO MINADO

Escrito por: Sara Thomson

6TO INFORME DE GOBIERNO

“UN MEXICO PARA LAS NUEVAS GENERACIONES”

3 de septiembre de 2018

 

Un México para las nuevas generaciones fue una de las frases de clausura del 6to INFORME DE GOBIERNO del presidente de México ENRIQUE PEÑA NIETO.

Nacido en el año de 1966 asume la presidencia de MEXICO a la edad de 46 años y abandonará el cargo con 52 años cumplidos.

 

Peña Nieto siempre ha sido una figura pública para las nuevas generaciones, difícil reto. Recordando la forma espontánea en que su popularidad estalló, pese a lo que muchos piensen, las redes sociales fueron seducidas por la personalidad del entonces gobernador del poderoso Estado de México.

En  los miles de mítines populares provocaba el arrebato de las multitudes que  luchaban por tomarse la tan popular y entonces naciente selfie política. Esto provocó una ola incontenible que fue imposible vencer por LOPEZ OBRADOR y que terminó en convertirlo en presidente desde la oposición, el 1ro de diciembre de 2012.

 

Los últimos días, hemos visto el despliegue de una estrategia de comunicación que obviamente tiene como fin hacer llegar a los mexicanos el mensaje de cierre de esta administración. Pareciera que después del proceso electoral la sed de revancha  de la población ha sido satisfecha y tal vez la comunicación entre el presidente y los mexicanos pueda fluir con mayor eficacia y ya lo traslucen así todas sus entrevistas.

 

Aun así, con todos los tropiezos tantas veces discutidos en los foros, la verdad es que Peña Nieto siempre trabajó para un país que disfrutarían otros. ¿Qué lo motivó?... tal vez fueron sus conversaciones con los anteriores presidentes o quizá fue que desde el principio pensó en hacer de MEXICO el país que él hubiera querido recibir, ese país que otros líderes visionaron que se ocupaba rediseñar, pero que postergaron para otro tiempo, hasta que llegó el momento que el país no resistía más y entonces pudo ser que el gobierno de PEÑA no tuvo opción.

 

Porque es claro que la obra central de este gobierno son las reformas estructurales, reformas difíciles de explicar, no para todos comprensibles y lo peor de todo con resultados populares a muy largo plazo. Peña tocó intereses que por décadas fueron intocables y vaya que pagó el precio.

 

La suerte no favoreció a PEÑA, el viento siempre sopló en contra y temas como el precio del petróleo simplemente no estuvieron de su lado y quizá tampoco todos los Secretarios.

 

Lo más irónico de todo es que las nuevas generaciones tardarán en entenderlo, depende de los nuevos gobernantes que todo éste tren de dificultades camine hacia nuevas estaciones y no regrese a caminos ya andados.

 

Y curioso, porque Salinas también cerró con un TLC accidentado, cuyo proceso se nubló desde que Clinton ganó la presidencia a Bush el gran aliado de los Salinas.

 

Este momento de la historia del mundo que Enrique Peña definió como anti-sistémico, palabra que seguramente estará en todos los debates venideros, hizo de DONALD TRUMP, el hombre más poderoso y controversial de la historia moderna.

 

El por hoy, anti carismático presidente de LOS ESTADOS UNIDOS.  Sin lugar a dudas PEÑA terminará con el reconocimiento  de los líderes de opinión al cerrar  un trato con el indomable.

 

Si somos honestos, que claro aún no está de moda hablar bien de PEÑA, el actual presidente tuvo un ascenso a poder mucho más limpio y legítimo del que tuvo Felipe Calderón y evidentemente su histórica cortesía al presidente electo, lo despide en un clima por mucho más honorable que el que soñó el propio Salinas de Gortari.

 

Ya dependerá de López Obrador valorar el momento en que llega a la presidencia. Recibe  un MÉXICO con problemas pero reorganizado, además un poder legislativo a modo, el que desearon todos los lideres mexicanos de la  era moderna, como sea de donde haya venido.  Aun así nada es paraíso, ahora AMLO tendrá que luchar con el problema de haber ganado tanto y con tantos, tendrá que enfrentar como siempre la naturaleza humana y la resistencia al sometimiento de una nación que pareciera cargar la corrupción en el DNA de muchos de sus ciudadanos. Pongamos de nuestra parte, lo que importa es MÉXICO.

 


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota