Weekly News

ImprimirRecomendar nota

Desde el Crestón

Escrito por: Sergio Enrique Pérez Alvarado

Por un descuido de mi parte, mi computadora sufrió un desperfecto que me dejó sin poder terminar de plasmar las ideas que estaba escribiendo y que a mi mente se agolpaban (ni que fueran tantas), y que a ustedes les gusta leer en esta sección (ya sé que solo tengo a dos lectores que son mi correctora y mi mascota), pero el chiste es que ya está lista y seguimos como si no hubiera pasado nada, se recuperó la información que era lo más importante, al menos para mí.

Hace un tiempo me encontraba viendo noticias en la televisión, después de la tragedia de los huracanes que azotaron fuertemente al Este de los estados Unidos, y donde las fuerzas armadas tomaron un papel muy importante para salvar muchas vidas en la prevención, durante y después de la tormenta, en un comunicado de prensa apareció un coronel quien públicamente agradeció la confianza que tuvieron en ellos para poder hacer bien su trabajo, aun a costa de sus propias vidas, en un trozo de su comunicado dijo lo siguiente: “Una de las primeras cosas que enseñamos a nuestros hombres y mujeres en la milicia, es el de tender muy bien su cama al levantarse, ya que si inician el día haciendo un buen trabajo, tendrán más oportunidades de realizar otras buenas obras el resto del día”.

Cavilando en este mensaje que tiene mucho de razón, me imagino a aquel, que se prepara para dormir, y hasta ese momento se pone a tender su cama, es como aquel que se limpia antes de volver a surrar. Esto viene a colación por lo siguiente, por qué esperar a ponerse a “trabajar” cuando ya vas a terminar un periodo, mientras en los dos años anteriores solo fue de farra y diversión, ensuciarse las manos en apoyo a los más necesitados (bolsa izquierda del IM), caminar por las calles (¿baches?) para conocer de viva voz la problemática y concertar soluciones no promesas (Metro, hedor y enfermedad), combatir la contaminación en la que vive Cananea (el polvo se erradica, no se aspira), claro que tiene trasfondo esta situación, más de lo mismo, por favor, dijera el Meme.

El otoño inició el 22 de Septiembre y termina el 21 de diciembre se dice que es la estación de las cosechas, de que los árboles se vistan de diferentes colores o en su forma más coloquial, la caída de las hojas, se recolecta el Maíz, y la Granada, tanto la caída de las hojas de los árboles como las semillas de la granada se desprenden cumpliendo una función y esto tiene su explicación:

De la fruta debemos de desgranar lentamente y extraer cada semilla de la Granada para poder obtener el jugo o los nutrientes, es una labor lenta y minuciosa pero al final se obtiene el beneficio esperado.

Las hojas de los árboles contienen un pigmento llamado clorofila que le da ese color verde a las hojas y es el encargado de absorber la radiación de los rayos solares (como unos paneles solares), para obtener los nutrientes necesarios y así alimentar a la planta, a este proceso se le llama fotosíntesis y en otoño la luz solar disminuye, eso ocasiona que la clorofila se descomponga, provocando que desaparezca el pigmento de las hojas, las bajas temperaturas ocasionan que la captación de agua y nutrientes por parte de las raíces, se dificulte, haciendo que el árbol o planta entre en un periodo de baja actividad y prefieren perder las hojas que mantenerlas, al llegar la primavera se repite el ciclo, nacen nuevas hojas y la vida continua.

En la naturaleza los cambios cumplen una función en especial, en las personas como decía mi abuela, “perro que come huevos, ni quemándole el hocico”, esto lo estamos viviendo con nuestras autoridades, se les acabó la clorofila (ya se le están cayendo las hojas) y creo que desde hace mucho, porque el árbol ha permanecido en un estado de reposo, vegetativo, cuando se esperaba que diera al menos sombra y fruto, porque de que ha tenido abono, cuidados y agua lo ha tenido, o se lo llevarían para la granja del patrón?, con eso de que si la pelota, el guante y el bat son míos.

Y esto también es una anécdota no es un chiste: se encontraba mi comadre enferma y el compadre le dice, como sigues vieja, muy mal, le responde ella, no creo que pele tamales para diciembre, es más creo que ni llegaré a pedir dulces en el triki triki jalogüin, el compadre le dice muy compungido, ¡si a ti te pasa algo!, yo me mato, Nooo le dice la comadre, piensa en los niños, son tus hijos, y sale corriendo el compadre cantando, “Me mató un puerco, y jalo la banda, no importa que cobre un pinchi ferionón, (chiste sarcástico) te saliste, dirán ustedes.

Hasta la próxima.


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota