Weekly News

ImprimirRecomendar nota

Norma Redo, una mujer con arraigo a la tierra conserva el Rancho Cerro Colorado

Escrito por: Yasmin Islas Santamaría

Cananea, Sonora.- El Rancho Cerro Colorado enclavado al pie de la Sierra Los Ajos ha pasado por 4 generaciones, Joaquín Redo Balmaceda, Diego Redo de La Vega, Diego Redo Vidal Soler y ahora le toca a Norma Redo ser custodia de este lugar.

Norma expresa que se necesita tener cariño a la tierra para conservar este lugar, que entre las personalidades que han visitado este Rancho se encuentran Dolores del Río, Ricardo Montalbán, James Stewart, además de empresarios importantes y guías espirituales; pero sin duda el más sobresaliente es el Ex Presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, con quien su padre tuvo infinidad de anécdotas.

Norma platica que a Reagan le gustaba montar cuando visitaba este lugar “en ese entonces teníamos un caballo que se llamaba El Dólar del cual se cayó Reagan por error de los guardaespaldas, y lo llevaron de emergencia al Fort Huachuca, de este incidente se enteró la prensa y empezaron a preguntar que cómo se llamaba el caballo del que se había caído, entonces mi padre inmediatamente con el sentido del humor que lo caracterizaba le cambió el nombre al caballo, de El Dólar por El Moro, porque ni modo de que dijeran que se había caído del dólar” platica Norma respecto a la célebre caída de Ronald Reagan de este jamelgo.

Otra de las anécdotas que comenta Norma respecto a las visitas del Presidente es que “mi padre era un hombre muy sencillo jamás compraba un auto nuevo, eso lo he heredado yo, siempre compraba coche de segunda, y en una de las ocasiones que llevaba al presidente Reagan a ver parte de la reserva de animales que hizo, que ahora es una parte del rancho que le pertenece a mi hermana, el automóvil no tenía frenos y mi padre que era una persona muy audaz y aventurera, iba en su carchachita, un jeep que le tenía mucho cariño, y no subió la cuesta y entonces ahí va el coche para atrás, y le dijo a Reagan, agárrate la cabeza y en efecto se buscó ahí un árbol y ahí fue donde frenaron, mi padre tenía un niño interno, era muy juguetón, tengo un recuerdo precioso de él”.

Ahora este paraíso está abierto al público, Norma intenta hacer de este lugar un hotel “tiene 17 habitaciones que cuentan con su baño privado, es un lugar rustico, tiene chimeneas y una decoración exquisita que ofrece un ambiente sumamente fino; aquí convergen lo rustico, cielo estrellado, no tener la contaminación auditiva, ni visual y es conectar con tu propia esencia; no se busca lucrar si no invitar a que más personas se encuentren con la paz y la naturaleza en este hermoso clima”.

Para lo cual se realizó una importante inversión solar con una gran posibilidad de energías renovables.

Norma expresa que el lugar se conserva y ha sido una inversión de poco a poco, en base al cariño, perseverancia y arraigo de la tierra, como el que ha tenido su familia durante estas 4 generaciones, así como el personal que le ayuda, quienes siempre dan el extra para conservar este maravilloso Rancho.

Norma desea dejar el mensaje de conservar “Limpio Sonora”, de procurar no tirar basura y preservar la naturaleza.


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota