Weekly News

ImprimirRecomendar nota

Llama titular del INAH al rescate solidario de mil 500 monumentos

Escrito por: Tomado de Internet

Los trabajos que se realizarán en México para la restauración y conservación del patrimonio cultural e histórico dañado por los sismos de septiembre rebasan las capacidades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), afirma el titular de esa instancia, Diego Prieto.

Por ello, el pasado fin de semana la Secretaría de Cultura federal hizo un llamado a profesionales de la arquitectura, la restauración, la ingeniería civil, el estudio y conocimiento de estructuras, así como a urbanistas para que apoyen las labores del instituto, las cuales serán intensas los próximos meses, sobre todo en la elaboración de los proyectos de intervención a los más de mil 500 monumentos históricos y de valor cultural lastimados por los movimientos telúricos.

Fonden y seguro contratado

En entrevista con La Jornada, Diego Prieto dice que, en principio, se espera la colaboración de esos especialistas de manera solidaria, con la expectativa de que, tan pronto se cuente con recursos, se les pueda retribuir de manera conveniente y moderada.

Hay que atender no sólo los daños a bienes inmuebles, sino a los bienes culturales que se conocen como “inmuebles por destino, algunos de los cuales forman parte de decoraciones de edificios afectados, como es, por ejemplo, la pintura mural.

La convocatoria también es para empresas y despachos que se dedican a la preservación, conservación y restauración especializadas. Les pedimos que se incorporen a las acciones emergentes, con compromiso ético y social hacia nuestro patrimonio cultural. Hay quienes que ya están trabajando sin reclamar por ahora una remuneración, lo hacen de una manera absolutamente filantrópica y comprometida con el patrimonio, lo cual nos da mucho gusto, porque nos da temor que los fondos a los que podemos acudir en estos casos puedan no ser suficientes.

El director del INAH confirmó que se requieren al menos 8 mil millones de pesos, como lo dio a conocer hace unos días María Cristina García Cepeda, titular de la Secretaría de Cultura federal. Una parte de esos recursos los aportará el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y el seguro que tiene el instituto contratado para atender afectaciones al patrimonio cultural.

Pero también estamos recibiendo apoyo de fundaciones y diversos grupos de la iniciativa privada a partir de la reunión que se tuvo la semana pasada con el Presidente, miembros del gabinete y gobernadores de los estados afectados. Hay muchas empresas dispuestas a tomar uno o varios monumentos afectados para hacerse cargo integralmente de su restauración.

El director del INAH insiste en que si bien ellos cuentan con arquitectos, restauradores, y demás especialistas con experiencia, ante la dimensión de los daños, “necesitamos mucha gente para integrar los expedientes de más mil 500 inmuebles históricos y de valor cultural afectados.

“Si queremos trabajar en ellos de manera simultánea y dar pasos firmes en la restauración del patrimonio, tenemos que hacerlo en gran cantidad de proyectos de intervención. La respuesta social ha sido muy elocuente y esperamos que haya más profesionales que atiendan esta convocatoria.

A nosotros nos tocará la gran tarea de brindar asesoría, orientación y, en su caso, capacitación para que las cosas se hagan bien, con la calidad y excelencia que el INAH siempre busca.

En cuanto a zonas arqueológicas, sólo están afectadas 25, prosigue Prieto; nos preocupan más los templos, las presidencias municipales, las casonas antiguas, los murales, retablos y altares. En el proceso de levantamiento de escombros cuidamos que si hay desprendimientos de pintura se cuiden para poder reintegrarlos.

El antropólogo destacó que de los más mil 500 inmuebles dañados todo es recuperable. Hasta ahora no hemos autorizado ni recomendado ninguna demolición, no obstante algunos van a requerir una intervención de largo plazo, siempre con respeto a sus valores originales.

La reconstrucción del patrimonio, detalla, se dividirá en tres etapas: por delante los inmuebles que se pueden restaurar en un periodo igual o menor a seis meses, como el templo novohispano del siglo XVIII Santa Prisca, en Taxco, Guerrero.

Otros inmuebles llevarán 12 o 13 meses para restaurarlos todavía dentro de la presente administración; y, por la complejidad de los trabajos, hay algunos templos y ex conventos con daños graves en volumen que nos ocuparán entre año y medio o tres años, máximo. Este tercer grupo será menor, entre ellos están los monasterios del siglo XVI en las faldas del volcán Popocatépetl.

Prieto dijo que aún llegan reportes de estructuras dañadas, aunque con menor intensidad que hace unos días, en particular del estado de Puebla, los cuales hay que verificar en visita de campo para cotejo.

En cuanto al presupuesto, confirmó que se mantienen los 8 mil millones de pesos “como el horizonte necesario. Sería muy difícil pensar en un monto mayor, por eso estamos tomando nota y haciéndonos cargo de los ofrecimientos y donaciones que ya nos hacen llegar, por el momento en especie, como andamios, polines, tablones.

Todos los apoyos los vamos a aprovechar y honrar haciendo un trabajo con enorme profesionalismo y pasión.

http://www.jornada.unam.mx/2017/10/03/cultura/a04n1cul


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota