Weekly News

ImprimirRecomendar nota

El reino de los sátrapas

Escrito por: Gilberto Armenta.

Nogales y sus fuerzas ocultas

 

Lo que está sucediendo en Nogales no es tema menor. Por eso se están tomando las acciones preventivas necesarias, y en eso intervienen autoridades no solo estatales y federales, sino también las de Estados Unidos. La municipal de Nogales está… por lo que se entiende, al margen de todo.

 

Se mencionó en columna anterior que la DEA no actúa nunca por oficio, y la detención de José Guillermo Duarte Astorga, alias la barbie, va mucho más allá de una simple y aparente denuncia por extorsión en México.

 

Aparte, el Ejército, en aquella revisión de armamento y permisos a los que Duarte Astorga se opuso, también actuó apegado a derecho.

 

En los últimos dos años, el reclamo de los nogalenses ha sido claro: La barbie no debe estar al frente de la seguridad en Nogales. La barbie está haciendo negocios con la delincuencia. La barbie está afectando a las familias. La barbie está corrompiendo la seguridad. Y el alcalde David Cuauhtémoc Galindo Delgado volteaba al lado opuesto de los reclamos.

 

Por eso el momento era ideal para que la autoridad panista en Nogales diera, por fin, un primer y gran paso por ganarse la confianza de los residentes en ese municipio. Pero tiró a la basura la oportunidad.

 

En días pasados, una accidentada, improvisada, descuidada y desaseada conferencia de prensa quiso ser portavoz de la posición del alcalde. Marco Antonio Flores Aguilar, el director de seguridad pública (minúsculas intencionales), y el área de comunicación social del ayuntamiento sucumbieron ante la presión de la prensa presente.

 

“¿Y Duarte Astorga?”, “¿Sigue siendo el sub director?”, ¿Lo han dado de baja ya?”, ¿Qué información tienen sobre el?” fueron algunos de los lapidarios cuestionamientos, palabras más o palabras menos.

 

Confusión, contradicción, y monosílabos fueron las respuestas del famoso “burras”, apodo con el que conocen al director de seguridad pública en Nogales.

 

Antes, el titular de comunicación social del Ayuntamiento leyó un posicionamiento que dijo, era la postura del alcalde en otro tema de seguridad que a nadie le importó en ese momento. Se le olvidó al director de esta área poner del conocimiento del mismo al “burras” antes de la conferencia. El catastrófico resultado hubiese sido menos, si así lo hubiera hecho.

 

La realidad es que, en Nogales el alcalde y pretenso a la candidatura a senador por el PAN poco interés tiene en el tema de su amigo e incondicional elemento apodado la barbie. Mire usted:

 

El “burras” dijo que “lo hemos escuchado en los medios, solo sabemos lo que ustedes (los medios) han escrito, pero no tenemos información oficial de nadie respecto a su aprehensión (la de la barbie)”. Lamentable declaración.

 

Duarte Astorga era el sub director de seguridad pública. Mando operativo de alto revuelo. Responsable de docenas de retenes, arrestos, investigaciones, y expedientes abiertos en su actuar como tal. ¿Lo detiene la DEA y el Ayuntamiento no averigua nada? ¿Dejan de tener contacto con él, y no les preocupa? ¿Pierden toda línea de comunicación y no investigan? ¿No buscan a su familia, ni su familia los busca a ellos? Bah.

 

¡Claro que saben exactamente dónde está la barbie! Pero intentaran irresponsablemente mantenerse al margen de cualquier declaración al respecto. Ahora si que las fuerzas ocultas se fueron de Hermosillo a Nogales, y esas son las que ordenan al Temo Galindo no hablar de más. ¡Vaya, vaya!

 

En otro tema, y retomando a Sonora Ciudadana, organización que en sus inicios buscó reforzar los procedimientos para transparentar el ejercicio del poder público en Sonora, sorprende la opinión de Leticia Cuesta Madrigal, quien ahora dice que el financiamiento a los partidos políticos no debe desaparecer del todo, sino modificarse paulatinamente, y asegurarse de que la búsqueda del voto por los mismos siga siendo financiado por el pueblo, para evitar el financiamiento de origen dudoso.

 

La intención de lo dicho es muy clara: si a los partidos se les retira el financiamiento público, los segundos en la lista serán las organizaciones no gubernamentales como la que ella dirige.

 

Mire, Sonora Ciudadana opera con financiamiento de organizaciones internacionales relacionadas o interesadas con el fin que esta busca en Sonora. Pero nunca ha dicho cuanto recibe, y como lo gasta. Hay programas federales que buscan reforzar los planes de transparencia en México, y estos dineros podrían (y deberían) estar llegando a Sonora Ciudadana.

 

Por eso, si los partidos políticos se quedan sin dinero público, también Sonora Ciudadana deberá quedarse sin eso. Si los partidos reciben dinero privado para operar, serán denunciados, criticados, exhibidos y castigados. Sonora Ciudadana correría la misma suerte.

 

Por eso la incongruencia en la declaración de Leticia Cuesta Madrigal. Hay que quitar con tiempo el pie, para evitar el balazo, aunque eso la ponga del lado de los partidos políticos en Sonora.

 

Gracias por la lectura, puede seguirme en @mensajero34 y

facebook.com/gilberto.armenta.16


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota